Seco de Chivo

Seco de chivo

Cuando en mi casa se cocinaba el seco de chivo, la preparación comenzaba a las 8 de la manaña.  La carne de chivo debe ser cocida a fuego lento, y por unas cuantas horas para que la carne quede suave y con bastante sabor.  Recuerdo que en ciertas ocaciones, mi nana usaba una olla de presión, y reducía el tiempo de cocción.

En cuanto al tipo de salsa/condumio, hay varias maneras de preparar seco de chivo.  Generalmente, los secos usan las naranjillas ya que la acidez de la fruta ayuda a suavizar las carnes.  Otras frutas que se usan en lugar de las naranjillas son las piñas, naranja agria, y tamarindo.  La cerveza también se puede usar en lugar de las frutas.  Lo clave aquí es que  la acidez de los jugos ayuda a la carne y da un buen sabor a la salsa.  Otra manera tradicional de preparar el seco de chivo es usando chicha de jora, una bebida preparada con un tipo de choclo conocido como jora, el cual se deja fermentar.  En lugares remotos del Ecuador y Perú, particularmente en la Amazonía, la chicha es preparada por las mujeres indígenas.  Ellas mastican la jora, y luego escupen la jora masticada en una cazuela grande y se la deja fermentar por días.  Ahora si que les dejé con hambre, ¿no?  Bueno, no se preocupen que para hacer este seco de chivo no vamos a masticar y escupir nada.

De vuelta al seco.  El problema es, ¿quién tiene tiempo de estar metida en la cocina todo el santo día?  Y para variar, no tengo olla de presión.  Entonces lo que decidí hacer es dejar reposar la carne de chivo desde la noche anterior en el jugo de tamarindo y otras especias.  El tiempo de cocción sólo fue de dos horas, lo cual me permite hacer otras cosas en la casa, incluyendo preparar un rico arroz colorado y unos patacones para acompañar el seco de chivo.

Me fascina el seco de chivo y soy fanática de la carne de chivo.  La carne de chivo tiene menos grasas saturadas, menos calorías y es baja en colesterol, comparada con la carne de res por ejemplo.

En los Estados Unidos es un poco difícil conseguir carne de chivo, ya que no la venden el los supermercados comunes.  En mi caso, conseguí la carne de chivo en una tienda “Halal”, ya que la carne de chivo y borrego es común en la comida India, Pakistaní, etc.  Si tienen una tienda Halal cerca, es más probable que vendan carne de chivo.  Si tiene una tienda Hispana, es probable que vendan cabrito.  Un consejo:  tenga cuidado con los huesos, en especial si tienen niños.

Continuar leyendo Seco de Chivo

Gnocchi de Zapallo con Albondigas de Cerdo, Col Rizada y Beurre Noisette

En la entrada anterior, nos quedamos aquí:

Butternut squash gnocchi

Ahora, nos toca terminar lo que empezamos.  Y cuando todo esté listo, quedaremos con esto:

Butternut squash gnocchi

Como les mencioné anteriormente, este platillo fue inspirado por una deliciosa cena en Parish Foods and Goods en la ciudad de Atlanta.  Como ya hicimos nuestro gnocchi de zapallo, ahora nos toca preparar el resto del plato: las albóndigas de carne de cerdo, y la salsa beurre noisette, hecha de mantequilla.  Junto con las albóndigas, el plato consiste de hojas de col rizada cocidas.  Para la decoración, utilizaremos las pepitas del zapallo, tostadas y sazonadas al estilo picante.

Continuar leyendo Gnocchi de Zapallo con Albondigas de Cerdo, Col Rizada y Beurre Noisette

Cómo Hacer Gnocchi de Zapallo (o Calabaza)

Butternut Squash Gnocchi with Pork Meatballs, Kale and Brown Butter Sauce

Una de las cosas que me encanta hacer y que inevitablemente está relacionado con la comida, es recrear en mi propia cocina, un platillo que me impresionó cuando lo comí en un restaurante.  El experimento en esta ocasión es cortesía de un restaurante en Atlanta llamado Parish Foods and Goods.  Cuando fuimos a cenar a dicho restaurante, escogí del menú el gnocchi de zapallo, el cual venía acompañado de albóndigas de carne de cerdo, col rizada, y una salsa de mantequilla requemada (conocida como beurre noisette en Francés).  De garnish, tenía las pepitas de zapallo tostadas.  Una combinación exquisita, y cada sabor se complementa mutuamente.

La última vez que hice gnocchi tenía 10 años.  En esa ocasión, preparé un gnocchi de papa, gracias a una receta que había copiado ese día después de haber visto “Día a Día con María Rosa”, mi show de cocina favorito cuando chica.  Armada con mi receta, me dirigí a la cocina a preparar el gnocchi.  Y bueno, digamos que en vez de gnocchi, terminé con puré de papas, el cual lo consumimos con caras largas para la cena.  Ni modo.  Aunque mi experiencia inicial fue un desastre, esta vez estaba determinada a ganarle al gnocchi.

Les cuento que esta receta resulta en BASTANTE gnocchi – pero esto es de esperarse cuando se crea y se inventa algo nuevo, al menos para mí.  La ventaja es que este gnocchi se puede congelar por un mes, y puedes preparalo en aquellas ocasiones cuando llegas tarde a casa.  El gnocchi se cocina de la misma manera que se coce la pasta: se hierve un poco de agua con sal y un chorrito de aceite; se pone los gnocchis, y están listos en cuestión de minutos.  ¿Cómo saber si el gnocchi está completamente cocido?  Los gnocchis flotan a la superficie.

En esta ocasión, vamos a enfocarnos en la preparación del gnocchi.  La segunda parte se enfocará en la preparación del platillo con las albóndigas.  Comencemos.

Continuar leyendo Cómo Hacer Gnocchi de Zapallo (o Calabaza)

Tigrillo – Puré de Plátanos Verdes

Tigrillo, Ecuadorian green plantain mash

Entre la mudanza y todas la locuras que la acompañan, he tenido abandonado este blog y les pido miles de disculpas.  Estoy en proceso de traducir las recetas que he hecho recientemente.  Asi que: ¡Que no panda el cúnico!

Como les decía, el mudarse siempre produce estrés.  Para combatir el estrés, generalmente recurro a algo que produzca calma; algo que me caliente la pancita y que me recuerde a lo lindo que es tener un hogar.  Generalmente es un vaso de vino, aunque no para el desayuno.  Para desayuno, recurrí a un buen tigrillo con queso y huevo frito.

Los plátanos verdes, o verdes como les llamamos los Ecuatorianos, nunca me dejan de sorprender.  Son tan versátiles, saludables y deliciosos.

Mientras nuestros amigos Dominicanos le llaman mangú, nosotros le llamamos tigrillo.  ¿Pues qué es un tigrillo?  Este es un tigrillo (fuente):

Continuar leyendo Tigrillo – Puré de Plátanos Verdes

Navidades Ecuatorianas y La Bola de Queso de mi Mami!

La Navidad es mi época favorita de todo el año.  Cuando niña, la Navidad era tan deseada, especialmente por los juguetes.  ¡Mírenos!  Mi ñaña y yo prácticamente estamos nadando entre tanto juguete.  Como siempre, para la Cena Navideña nos vestíamos con nuestros trapos mas finos.   My mami y la nana Gloria empezaban las preparaciones de la comida con dos días de anticipación, ya que toda mi familia siempre se reunía en mi casa.  El menú Navideño consistía de gallina al horno, relleno, galletas, panetón (guácala) y ponche – sin alcohol para los niños y con ron para los viejos.  Pero antes de comer la cena, no podía faltar la famosa bola de queso con galletas que mi mami siempre hacía y servía todas las Navidades.  Recuerdo que para mi, esta bola de queso era lo más delicioso del mundo.  Ahora, mi hermana y yo nos reímos cada vez que recordamos la bola de queso.  En ese entonces era “gourmet”!  Pero sin duda, la bola de queso ocupa un lugar muy especial en nuestros corazones.

Toda la comida de la Cena Navideña era hecha en mi casa; nada era comprado.  Hasta la gallina vivía sus últimos días en mi casa.  Bueno, casi todo – con la excepción del panetón el cual mi mami recibía cada año en su canasta Navideña que le daban en su trabajo.  Nunca entendí el por qué del panetón.  Creo que mi familia se lo comía como obligación, y para no ser desagradecidos.  Cada vez que lo veía, me daban hasta ganas de vomitar.

A lo mejor se preguntan, ¿Por qué comían gallina para Navidad, si la tradición es el pavo?  Bueno, algunos de ustedes sabrán que comer pavo en Navidad era para la “gente con plata”, y el presupuesto de mi mami no alcanzaba para comprar un pavo.  Por eso siempre comíamos una gallina bien gorda, o en otras ocasiones, un pierna de chancho, tipo pernil.  ¡Y el relleno!  Ay, el relleno de mi mami era riquísimo.  Nuestro relleno tenía un sabor dulce, porque mi mami lo hacía con pan de dulce, que se lo compraba de la panaderia que estaba “a la vuelta”.  Mi mami le ponía recortes que eran los pedazos de sobra del jamón, mortadela, etc., pollo y carne de res desmenuzada, ciruelas pasas, nueces y aceitunas verdes como toque final.  ¿Y acaso comías algún otro vegetal en la cena?  Quizás.  Pero yo estaba muy ocupada tragando el relleno para recordar.  Y ni que se diga de la bola de queso.  Para cuando se servía la cena, ya estaba repleta de tanto queso y galleta.

Mom's Christmas Cheeseball

LA BOLAAAAA!

En mi hogar, comíamos la Cena Navideña el 24 de Diciembre, y abríamos los regalos a la medianoche.  El problema era que después de comer, nosotros los niños ya nos moríamos del sueño y no llegabamos a la medianoche.  Entonces abríamos los regalos a las 10 de la noche.  Teníamos tanta emoción y alegría de ver lo que el Niño Dios nos había regalado.  De las 10 a las 11 generalmente no recordamos nada: romper papeles y cajas y jugar con tanto juguete hasta que nos quedabamos dormidos en el piso.

Continuar leyendo Navidades Ecuatorianas y La Bola de Queso de mi Mami!

Página 3 de 712345...Última »